Compartir: 
Documentos de EconomíaJordi Gual, Sandra Jódar-Rosell
En el contexto actual de incertidumbre extrema, existen poderosas razones de eficiencia que pueden justificar el recurso a planes de avales públicos y recapitalizaciones preventivas de entidades solventes. Los primeros permiten combatir los graves problemas de información asimétrica entre las entidades financieras y sus acreedores. Las segundas permiten a las entidades restablecer el colchón de capital deseado sin tener que recurrir a una contracción de la oferta de crédito, que impediría la realización de proyectos rentables, o a una venta masiva de activos que podría tener consecuencias sistémicas. Sin embargo, las recapitalizaciones preventivas presentan serios problemas de competencia que parece que la Comisión Europea no ha sabido contrarrestar. Por un lado, este tipo de ayudas públicas distorsiona el riesgo relativo entre entidades beneficiarias y no beneficiarias, encareciendo la financiación a largo plazo para estas últimas. Por otro, otorgan una mayor capacidad de implantar estrategias competitivas agresivas que sólo son rentables a largo plazo, distorsionando la competencia en los mercados minoristas y de banca corporativa.
Compartir: