Compartir: 
  • El sector de la vivienda de Estados Unidos está experimentando la corrección más profunda de los últimos 60 años. Los precios todavía no se han estabilizado y el exceso de oferta es aún considerable.

  • La relación entre el precio de los inmuebles y la renta disponible de las familias es la variable que mejor define el lugar en que se encuentra el mercado inmobiliario estadounidense. En este sentido, hay indicios esperanzadores de que esta relación vuelve a estar cercana a los valores que secularmente han sido normales. Así, podría afirmarse que el mercado está cercano a una situación de over-shooting, dependiendo del índice de precios que se tome como referencia.

  • Sin embargo, la gran sobreoferta que acumula el sector y el elevado endeudamiento de los hogares hacen pensar en una prolongación de la sobrerreacción y en una recuperación lenta.

  • Se puede concluir en primer lugar que, si bien existe un cierto riesgo de más descensos, el recorrido a la baja de los precios de la vivienda debería ser limitado. En segundo lugar, la persistencia de estos factores que lastran el mercado hará que hasta 2013 no se confirmen síntomas consistentes de recuperación.

Compartir: