Compartir: 
  • En noviembre de 2011, tras semanas de turbulencias financieras, Hungría solicitó ayuda financiera al FMI y a la UE. Varios meses después, y tras de numerosos desencuentros con las instituciones internacionales, la cuestión de la ayuda sigue abierta, intensificándose las dudas sobre la auténtica situación del país e incluso sobre su necesidad misma.

  • Este Documento de Trabajo busca ofrecer una respuesta a dos interrogantes centrales: a) ¿cuáles son los motivos económicos fundamentales que explican la petición de asistencia financiera de Hungría?; b) ¿puede mejorar sensiblemente el balance de riesgos de Hungría tras su concesión?

  • En el análisis se concluye que gran parte de los problemas actuales se derivan del patrón de crecimiento seguido en la fase expansiva que se cerró en 2008 y que dejó como herencia un exceso de endeudamiento, con fuerte preponderancia de las deudas en moneda extranjera. A ello se ha sumado una política económica a veces heterodoxa.

  • La trayectoria macroeconómica y la situación financiera del país no parecen avalar un escenario de crisis de pagos internacionales inminente. Ello no implica, sin embargo, que la asistencia financiera no sea necesaria (y de hecho esperamos que se acabe materializando), ya que existe fragilidad potencial de la economía ante nuevos shocks financieros y macroeconómicos externos.

  • En términos de mapa de riesgos del país, la ayuda financiera contribuirá a reducir los riesgos de financiación exterior pero no permitirá eliminar plenamente la incertidumbre que rodea a la política económica del país.

Compartir: