Compartir: 
Documentos de trabajoInmaculada Martínez Carrascal, Sandra Jódar-Rosell
  • La expansión de los pasivos empresariales se produjo en muchos países de la zona euro. Como consecuencia, los niveles de endeudamiento del sector empresarial se sitúan en niveles históricamente elevados y es una fuente de vulnerabilidad.

  • A nivel agregado, los indicadores de apalancamiento de las empresas españolas son similares a los de otros países, pero los de deuda en relación al resultado indican la necesidad de reducir el endeudamiento y aumentar la productividad.

  • No obstante, a un nivel más desagregado, existen diferencias significativas entre las ratios de endeudamiento entre empresas en función, entre otros, de la rama de actividad en la que operan y del tamaño.

  • En general, las empresas pequeñas que operan en sectores manufactureros están más endeudadas que las grandes y soportan una mayor carga financiera. El desaprovechamiento de economías de escala en estos sectores podría ser una explicación de ello.

  • Desde 2007, la mayoría de sectores han iniciado un proceso de desapalancamiento. La reducción de los niveles de endeudamiento es fruto de una menor demanda (niveles más bajos de actividad, menor formación bruta de capital y mayor retención de beneficios disminuyen la necesidad de financiación), así como de una menor calidad de esta (el deterioro de los resultados ha incrementado el riesgo de sus proyectos y la aversión al riesgo ha limitado el crecimiento de los créditos).

  • El proceso de desapalancamiento también se ha llevado a cabo en el resto de países. La comparación entre los niveles de endeudamiento de España y de otros países de la zona euro, teniendo en cuenta el sector y el tamaño la de empresa, muestra que son los sectores donde se partía de un mayor endeudamiento relativo los que más han reducido su apalancamiento.

  • Las empresas pequeñas han reducido más su ratio de apalancamiento que las grandes y se sitúan en la mayoría de sectores en niveles de endeudamiento similares a los de otros países europeos. Aun así, considerando la empresa representativa, en 2009 en un 30% de los sectores la empresa pequeña estaba aún más endeudada que su homóloga europea, porcentaje que asciende al 43% en las empresas grandes. En estas últimas, además, se observa una importante heterogeneidad: según el sector considerado el desapalancamiento ha sido significativamente mayor o menor que en el resto de países.

  • La mayor reducción del endeudamiento de la empresa pequeña española se justifica por la mayor debilidad de sus resultados.

  • La debilidad de los resultados empresariales (en especial de la empresa pequeña) en nuestro país obliga a seguir con el proceso de desapalancamiento. La empresa pequeña debería ganar tamaño y rentabilidad para reducir su carga financiera.

Compartir: