Compartir: 
Documentos de trabajoClàudia Canals, Mercè Carreras-Solanas
  • La importancia del sector inmobiliario dentro de la economía china, con un peso del 12% del PIB, y el alcance del propio gigante asiático en el mundo, hacen del estudio de la existencia o no de una burbuja en este sector una cuestión de interés global.

  • Según fuentes oficiales, durante la última década, y a nivel agregado, los precios han crecido alrededor del 9% anual en términos reales, totalmente en línea con el crecimiento del país y, por lo tanto, lejos de despertar temores por una posible burbuja inmobiliaria.

  • Sin embargo, este índice agregado esconde grandes disparidades entre áreas geográficas. Los resultados de nuestro estudio sugieren la existencia de burbujas localizadas en las ciudades de Shanghai, Shenzhen y Hangzhou, todas ellas en la costa sureste del país, y en Beijing.

  • Este estudio analiza los principales factores en la evolución de los precios de los inmuebles: el gran aumento de los ingresos de las familias; el proceso de urbanización y la migración hacia las grandes ciudades costeras; el fuerte estímulo fiscal y la relajación de las condiciones crediticias ante la crisis global; la dependencia de los gobiernos locales en la venta de suelo y el papel de las empresas estatales en la compra de ese suelo, y, por último, el bajo tipo de interés, la falta de inversiones alternativas y las expectativas de precios.

  • Finalmente, estimamos que un freno en la actividad inmobiliaria comprometería aproximadamente en 1,75 puntos porcentuales el crecimiento. Así pues, considerando que el avance potencial del PIB se sitúa alrededor del 8,5% anual, en un escenario de fuerte ajuste inmobiliario el crecimiento se vería reducido hasta el 6,75%, una tasa que podemos calificar como un aterrizaje relativamente suave de la economía. Esto, siempre y cuando no se añadieran otros riesgos a la baja.

Compartir: