Compartir: 
Comercio electrónico: un mercado en expansiónComercio electrónico: un mercado en expansiónComercio electrónico: un mercado en expansión

Entre 2008 y 2012, las ventas por comercio electrónico(1) se incrementaron un 14,2% según la encuesta anual del INE sobre el uso de las TIC y el comercio electrónico en las empresas. Esta cifra contrasta con la evolución de las ventas totales que, en el mismo periodo, retrocedieron un 14,8% en el sector servicios y un 23,2% en la industria. Incluso los sectores que ex­­perimentaron una mayor caída en la cifra global de negocios, de más del 30%, gozaron de un modesto crecimiento de las ventas por Internet. Dado el gran potencial de crecimiento que ofrece este ca­­nal de distribución, en este Focus analizamos los patrones que siguen las empresas que lo están utilizando.

El número de empresas que se han subido al tren del co­­mercio electrónico no ha parado de aumentar: en 2012, el 14,4% de las empresas realizaban ventas por los distintos canales electrónicos en comparación con el 11,1% en 2008. El volumen de negocio generado por estas ventas alcanzó los 183.110 millones de euros, lo que supuso el 14,0% del total de ventas efectuadas por empresas españolas. La pe­­netración por sectores es bastante desigual: los servicios de alojamiento encabezan el ranking, con un 27,4% de las ventas a través de este canal, en contraste con solamente el 1,5% del sector inmobiliario.

Por tamaño, las grandes empresas son las que más ventas cierran a través del comercio electrónico, mientras que las me­­dianas son las que más las han incrementado durante los últimos cuatro años. Ello refleja, en parte, el coste fijo asociado a acceder a este tipo de tecnología. A medida que los costes de acceso a la venta electrónica se reduzcan, es de esperar que las diferencias por tamaño empresarial se disipen.

Una vez las empresas han adoptado este canal de distribución, lo usan para ampliar su mercado potencial e in­­ternacionalizarse. Así, en 2012, un 18% de las ventas on-line en España se destinaron al mercado exterior (un 14,7% a otros países de la UE y un 3,3% fuera de la UE). Es remarcable que tanto empresas grandes como pequeñas sigan este patrón, lo que indica que una vez se ha incurrido en el coste fijo de acceder a la nueva tecnología, las posibilidades de internacionalización que ofrece son similares para todo tipo de empresas.

En relación con los países de la UE, las empresas españolas están bien posicionadas: el porcentaje de empresas que venden por internet es similar a la media (14%) y superior al de Italia (4%) o Francia (11%). Sin embargo, todavía queda un largo camino por recorrer hasta alcanzar a países más avanzados como Alemania (22%) o los nórdicos (27% en Suecia). Seguir invirtiendo en tecnología e innovación es la vía para conseguir las mejoras de eficiencia empresarial que puede aportar el comercio electrónico.

(1) Se considera comercio electrónico cualquier transacción realizada a través de redes telemáticas. El pago o la entrega del producto pueden realizarse por estas u otras vías.

Compartir: