Compartir: 
Tono general más sosegado, pero cauteloso. La deuda soberana española vuelve a destacar en positivoTono general más sosegado, pero cauteloso. La deuda soberana española vuelve a destacar en positivo

El BCE opta por esperar. Dejó los tipos de interés oficiales sin cambios y no anunció ninguna medida adicional en materia de inyección de liquidez. Mario Draghi declaró que es conveniente aguardar y disponer de más información para evaluar la necesidad de actuar, ya sea para contrarrestar el riesgo de deflación o el de tensiones en el mercado interbancario. Valoró que estos riesgos son pequeños pero recalcó que el BCE está dispuesto y preparado para intervenir si es preciso. Aunque en los medios se había barajado la posibilidad de que el BCE moviera ficha ya, los mercados financieros reaccionaron positivamente. También tuvo una buena acogida la sentencia del Tribunal Constitucional alemán. La prima de riesgo española ha vuelto a descender con la ayuda de otra subasta del Tesoro, recibida con un volumen elevado de demanda.

Los mercados emergentes van recuperando la calma. Las fuertes tensiones sobre las divisas y los activos financieros de países emergentes han remitido en las últimas jornadas. No obstante, el clima todavía sigue siendo de cautela. Un signo positivo que invita a pensar que la crisis no tendrá alcance sistémico y podrá reconducirse paulatinamente es que los inversores tienden a discriminar cada vez más entre países, en función de la magnitud de sus desequilibrios y debilidades, así como de las políticas para corregirlos.

Compartir: