Compartir: 
La meteorología adversa sigue distorsionando los indicadores económicos estadounidenses, mientras países emergentes importantes muestran cierta mejoraLa meteorología adversa sigue distorsionando los indicadores económicos estadounidenses, mientras países emergentes importantes muestran cierta mejora

¿Pérdida de pulso económico en EE. UU. o vórtice polar? Las repetidas tormentas de frío y nieve de este invierno dificultan la interpretación de los indicadores de actividad. La semana pasada se publicaron dos datos decepcionantes en relación a enero: el descenso intermensual del 0,4% de las ventas minoristas y del 0,3% del índice de producción industrial (para este último, supuso la mayor bajada desde 2009). Sin duda, el mal tiempo ha incidido en este mal comportamiento, pero resulta difícil cuantificar su alcance.

Los indicadores de algunos países emergentes vulnerables proporcionan cierto alivio. La inflación en la India vuelve a moderarse por segundo mes consecutivo (5,0% interanual frente al 6,3% en 2013). Indonesia redujo su déficit por cuenta corriente en el 4T, una sorpresa favorable que se añade al buen dato del PIB en ese periodo (5,7% interanual). Por su parte, la inflación de Brasil ha descendido moderadamente (hasta el 5,6% en enero), pero sigue siendo demasiado elevada a juicio del banco central, que considera necesario mantener una política monetaria estricta a pesar de la debilidad económica.

Compartir: