Compartir: 
Los datos de finales de 2013 confirman el apoyo de la demanda interna privada a la recuperación económicaLos datos de finales de 2013 confirman el apoyo de la demanda interna privada a la recuperación económicaLos datos de finales de 2013 confirman el apoyo de la demanda interna privada a la recuperación económica

El consumo y la inversión impulsan la economía. A pesar de la revisión a la baja del crecimiento del PIB del 4T 2013 (del 0,3% al 0,2% intertrimestral), su composición confirma la robustez de la recuperación. El consumo de los hogares y la inversión intensificaron sus ritmos de aumento (0,5% y 0,7% intertrimestral, respectivamente) y el sector exterior volvió a contribuir al crecimiento. Solo la intensa caída del gasto público (-3,9% intertrimestral) frenó el avance del PIB. En este escenario, el Gobierno mejoró sus previsiones de crecimiento (+1,0% para 2014 y 1,5% para 2015).

La inflación sorprende en febrero, con una caída del 0,1% (+0,2% en enero). Este retroceso se debe, sobre todo, a la presión de los precios energéticos. Estimamos que la inflación subyacente se mantuvo estable, en línea con una demanda interna que, gradualmente, gana tracción y permitirá situar la inflación en niveles más confortables a medio plazo.

La caída del precio de la vivienda se acelera en el 4T 2013, hasta el -1,9% intertrimestral, y acumula una corrección del 30% desde marzo de 2008. Sin embargo, prevemos que el ritmo de caída se reducirá en 2014, a medida que se materialice la recuperación del mercado laboral.

El superávit corriente cierra 2013 en el 0,7% del PIB. El saldo de bienes se quedó en el -1,1% del PIB, mientras que el de servicios avanzó hasta el +3,9%. Destaca la aceleración de las exportaciones de servicios, tanto turísticos como no turísticos, en el 4T (6,2% y 2,3% interanual, respectivamente). La mejora de la demanda externa facilitará la mejora del saldo corriente en 2014.

Compartir: