Compartir: 
Los mercados internacionales muestran solidez tras el último episodio de inestabilidad originado en UcraniaLos mercados internacionales muestran solidez tras el último episodio de inestabilidad originado en Ucrania

El BCE mantiene su discurso y opta por no introducir nuevas medidas expansivas. La autoridad monetaria mantuvo sin cambios el tipo oficial en el 0,25%, así como los tipos de la facilidad marginal de crédito y de depósito, en el 0,75% y el 0,0%, respectivamente. La progresiva mejora de la demanda interna y la perspectiva de inflación suavemente al alza para 2015 y 2016 justifican la decisión. No obstante, la política monetaria seguirá mostrando un claro sesgo acomodaticio y no se pueden descartar nuevas actuaciones si el riesgo de deflación aumentara. En este sentido, el propio Draghi resaltó los efectos contraproducentes que supone para la eurozona la apreciación del euro frente al dólar.

Impacto limitado de la escalada de tensión entre Ucrania y Rusia. Los mercados se sobrepusieron con rapidez a las caídas iniciales provocadas por las noticias sobre un posible conflicto militar. Pese a que la situación sigue siendo problemática, la incidencia se circunscribe a los mercados locales, lo que ha provocado por ejemplo una fuerte caída de la bolsa rusa. En cambio, el S&P 500 ha alcanzado un nuevo máximo histórico y las bolsas europeas se mantienen firmes. La deuda pública de la periferia de la eurozona tampoco se resiente de esas tensiones externas y prolonga su racha de avances, con un papel destacado para el soberano español, que ve disminuir la prima de riesgo a 10 años hasta los 175 p. b.

Compartir: