Compartir: 
La demanda interna impulsa el crecimiento, pero el FMI sigue haciendo hincapié en el riesgo de complacenciaLa demanda interna impulsa el crecimiento, pero el FMI sigue haciendo hincapié en el riesgo de complacenciaLa demanda interna impulsa el crecimiento, pero el FMI sigue haciendo hincapié en el riesgo de complacencia

El FMI insta a mantener el espíritu reformador que ha permitido recuperar la senda de crecimiento. Sin embargo, considera que para consolidar la mejora de la confianza de hogares y empresas son necesarias más reformas. Destacan: (i) facilitar la reestructuración de la deuda de las empresas viables, (ii) reducir las trabas regulatorias al desarrollo de los negocios y (iii) adoptar una reforma fiscal que aumente la recaudación (incremento del IVA e impuestos especiales) a la vez que incentive la creación de empleo (reducción de las cotizaciones sociales e impuesto de sociedades).

La demanda interna contribuye con 7 décimas al avance intertrimestral del PIB del 1T 2014 (0,4%). Como sugerían los indicadores avanzados, el consumo y la inversión en bienes de equipo crecieron a un buen ritmo (0,4% y 2,5% intertrimestral, respectivamente). Más sorprendente fue el repunte del consumo público (4,4% intertrimestral), que compensa la caída del 4T 2013 (-3,9%). Las exportaciones retrocedieron un 0,4% intertrimestral como consecuencia de la desaceleración global del comercio, pero los indicadores apuntan a que recuperaran el tono en el 2T.

La inflación sorprende negativamente y cae hasta el 0,2% en mayo (0,4% en abril) debido a la bajada del precio de alimentos y bebidas no alcohólicas. De momento la recuperación de la demanda interna no se refleja en la inflación y el debate sobre el riesgo de deflación se mantiene vivo.

La caída del precio de la vivienda disminuye hasta el -0,5% intertrimestral en el 1T 2014 (-1,9% el 4T 2013), una desaceleración que debería continuar los próximos meses, dibujando un escenario de gradual estabilización del mercado inmobiliario. El precio de la vivienda ha retrocedido un 30,6% desde 2008 (37,2% real).

El ajuste del déficit público sigue en marcha. El déficit del Estado avanzó hasta el 1,4% del PIB en abril, 3 décimas por debajo del saldo de 2013. El aumento de la recaudación impositiva, asociada en gran parte a la recuperación de la actividad, explica esta mejora.

Compartir: