Compartir: 
Bonos y bolsas valoran positivamente el despliegue de medios del BCE. Pero el euro no cae.Bonos y bolsas valoran positivamente el despliegue de medios del BCE. Pero el euro no cae.

El BCE imprime una mayor laxitud a su política. La entidad ha adoptado un amplio paquete de medidas expansivas. Según Draghi, hay varios motivos que justifican estas actuaciones: la conveniencia de relajar las condiciones monetarias (tipos a corto plazo y la cotización del euro), la necesidad de reactivar el crédito bancario y el propósito de combatir el riesgo de deflación. Las principales medidas son: i) recorte del tipo de interés de los préstamos ordinarios a los bancos hasta el 0,15% (desde el 0,25%) y del tipo de la facilidad de depósito hasta el -0,10% (desde el 0,0%); ii) extensión de la "barra libre" (cantidad ilimitada a tipo fijo) para los préstamos a 1 semana y 3 meses hasta diciembre de 2016, como mínimo; iii) suspensión de las operaciones para absorber la liquidez generada con la compra de bonos del SMP; iv) préstamos especiales (TLTRO) a 4 años a tipo fijo (inicialmente el 0,25%) condicionados a que los bancos aumenten el crédito al sector privado (no hipotecario); v) preparativos para un programa de compra de titulizaciones de créditos bancarios (ABS). El BCE considera que estas acciones deberán reflejarse en una gradual mejora de la economía y en un incremento de la inflación. No obstante, Draghi insistió en la disposición de la entidad para ampliar aún más los estímulos si fuera preciso. No hizo mención explícita a la posibilidad de compras masivas de activos. Las bolsas europeas han reaccionado con subidas, mientras que las rentabilidades de los bonos soberanos han caído con fuerza, especialmente en los países de la periferia de la región. Sin embargo, el tipo de cambio del euro se ha mantenido en torno a los 1,36 dólares.

Compartir: