Compartir: 
Este documento examina por qué la Eurozona ha registrado durante los últimos quince años unos pobres resultados en términos de crecimiento económico y empleo.
La comparación con los Estados Unidos permite argumentar que el problema de la Eurozona no reside en el modelo europeo de economía social de mercado. Asimismo, el examen de la crisis financiera muestra que la causa tampoco radica en las restricciones a la política económica que comporta la existencia de una política monetaria única.
El documento resalta que las debilidades de Europa tienen una raíz política. Por un lado, porque la Unión Económica y Monetaria es incompleta por falta de voluntad política y, por otro, porque el espacio económico europeo continúa altamente fragmentado ante las resistencias de muchos países miembros a permitir una verdadera apertura de sus mercados nacionales en los numerosos sectores económicos en los que la regulación pública es aún muy significativa.
Compartir: