Compartir: 
La recuperación de la eurozona avanza sin prisa pero sin pausa

La inflación cede por el descenso de los precios energéticos. En julio, la tasa de inflación se situó en el 0,4%, una décima por debajo del mes anterior. Con todo, la tónica en los precios una vez se excluyen los componentes más volátiles (léase energía y alimentos) es de estabilidad. Se espera, además, un cercano cambio de tendencia de la inflación, a raíz de la mejora del mercado laboral (la tasa de paro bajó una décima hasta el 11,5% en junio) y de la firmeza del sentimiento económico, que se mantiene en tasas históricamente elevadas (102,1 puntos en julio).

Compartir: