Compartir: 
Los indicadores siguen dibujando un escenario mixto entre regiones, donde EE. UU. destaca en positivo.Los indicadores siguen dibujando un escenario mixto entre regiones, donde EE. UU. destaca en positivo.

En EE. UU., la mayoría de datos confirma que la recuperación se aposenta. El índice de confianza empresarial de las pequeñas empresas mejoró hasta los 96,1 puntos en agosto (95,7 en julio). Dicha mejora está en línea con los índices ISM que se conocieron la semana pasada. Asimismo, las ventas minoristas avanzaron un 0,6% intermensual en agosto, frente al 0,3% de julio.

China avanza, aunque el ritmo es más pausado que durante el 2T, como atestiguan los últimos datos de producción industrial, ventas minoristas e inversión, que han perdido empuje. Por su parte, el superávit exterior anotó un nuevo récord mensual (50 mil millones de dólares) gracias tanto a la fortaleza de las exportaciones, que crecieron un 9,4% interanual, como a la contención de las importaciones (-2,4%).

La economía turca retrocede en el 2T. El PIB cayó un 0,5% intertrimestral (lo que supone dejar en el 2,1% la tasa interanual). A pesar del retroceso, cabe señalar que la composición del PIB va en la línea correcta, toda vez que combina el ineludible ajuste de la demanda interna con una mayor contribución de la demanda externa (lo que ayuda a reducir el abultado desequilibrio corriente). Los indicadores del 3T sugieren que la actividad ya está mejorando, si bien de forma leve.

Compartir: