Compartir: 
Los inversores revisan sus estrategias tras las decisiones del BCE y a la espera de la Fed.Los inversores revisan sus estrategias tras las decisiones del BCE y a la espera de la Fed.

Más volatilidad, menos definición. La semana ha deparado movimientos erráticos en los mercados internacionales bajo la influencia de un amplio abanico de fuerzas. Destacan las relativas a las políticas monetarias del BCE y la Fed. Respecto al primero, reina cierta incertidumbre sobre la efectividad de las medidas de estímulo anunciadas en los últimos meses. Los mercados están expectantes a la demanda que generarán las nuevas inyecciones de liquidez condicionadas a la concesión de crédito, también conocidas como TLTROs, y a las condiciones del programa de compras de ABSs. Ante las dudas, las yields de la deuda pública core y periférica han aumentado, corrigiendo parte del descenso previo. Respecto a la Fed, existe gran expectación sobre lo que pueda anunciar el día 17 de este mes. El temor a que decida acelerar la retirada de estímulos ha propiciado un comportamiento cauto de los inversores: las yields de las treasuries han subido y las bolsas se han mostrado dubitativas. Otro factor que condiciona el ánimo de los inversores son las dificultades que se constatan para reconducir los múltiples conflictos geopolíticos abiertos en los últimos trimestres. Estas tensiones no han impedido que el precio del petróleo siguiese su senda bajista, situándose en los 97 dólares por barril, un 12% por debajo de los niveles de principios de año.

Compartir: