Compartir: 
Los indicadores del 3T sugieren cierta ralentización de la economía pero una mayor actividad exportadoraLos indicadores del 3T sugieren cierta ralentización de la economía pero una mayor actividad exportadoraLos indicadores del 3T sugieren cierta ralentización de la economía pero una mayor actividad exportadora

La economía española sigue creciendo, aunque a un ritmo ligeramente menor. Tras el intenso avance del PIB en el 2T (0,6% intertrimestral), los últimos datos dibujan un escenario de crecimiento algo más moderado para el resto del año. Una muestra de ello es la leve desaceleración de la facturación de las empresas. También la entrada de pedidos de la industria ha perdido algo de fuerza (2,4% interanual en julio frente a 4,2% en junio). En cualquier caso, de momento se trata de un cambio de tendencia suave, por lo que el crecimiento previsto para el 3T sigue siendo notable: entre el 0,4% y el 0,5% intertrimestral.

La contracción del crédito sigue desacelerándose. El menor ritmo de caída del stock de crédito en julio (-6,0% interanual frente a -6,3% en junio) refleja que, a pesar del proceso de desapalancamiento del sector privado, el flujo de crédito nuevo empieza a reactivarse en algunos segmentos. Este es el caso del crédito al consumo que, en el 2T, creció por primera vez desde 2008, favoreciendo así el avance del consumo privado.

El sector exportador da muestras de mejora. Las exportaciones de bienes crecieron un 8,7% interanual en julio y se desmarcan del débil pulso observado en la primera mitad del año (0,5%). Aunque la volatilidad de las exportaciones exige juzgar este repunte con cautela, se espera que el mejor tono se mantenga en los próximos meses respaldado por la demanda de los países desarrollados. Aún así, el dinamismo importador se mantiene, por lo que el saldo de bienes ha continuado deteriorándose.

Compartir: