Compartir: 
La economía española mantiene el pulso en el 3T a pesar de la debilidad europeaLa economía española mantiene el pulso en el 3T a pesar de la debilidad europeaLa economía española mantiene el pulso en el 3T a pesar de la debilidad europea

Prosigue la recuperación, pero a un ritmo más lento. Tanto los indicadores de oferta como los de demanda sugieren que la economía ha mantenido el buen pulso en el 3T, aunque el ritmo de crecimiento se ha ralentizado. Así, los índices PMI de septiembre pierden algo de fuerza pero siguen claramente en territorio expansivo. Las ventas minoristas señalan una cierta desaceleración del consumo privado tras el fuerte tirón del 2T, pero su aportación al crecimiento del PIB seguirá siendo valiosa.

El empleo resiste el fin de la temporada turística. Tras tres meses de creación de empleo más moderada, la cifra de afiliados a la Seguridad Social aumentó notablemente en septiembre, por encima de lo esperado (46.961 en términos desestacionalizados). Este buen dato se debe a una mejora generalizada en la mayoría de sectores y a la menor destrucción del empleo estival.

Se modera la caída de la inflación en 3 décimas y se sitúa en el -0,2% interanual en septiembre. Ello se debe, en parte, a la estabilidad del precio de los alimentos respecto a la caída observada el año pasado. Esperamos que la inflación subyacente (sin alimentos ni energía), se sitúe entre 0-0,1% en el dato de septiembre, con una tendencia de fondo débil pero que debería ganar tracción hacia finales de año.

La mejora de la actividad contribuye a la consolidación fiscal. La mayor recaudación impositiva permitió al Estado reducir el déficit de agosto hasta el 3,3% del PIB (3,8% en 2013), en línea con el objetivo de déficit de 2014. El saldo fiscal del resto de administraciones sigue la misma tónica, con excepción de las comunidades autónomas, que en julio ya alcanzaron el objetivo de déficit para el conjunto de 2014 (1,0%).

Compartir: