Compartir: 
El crecimiento de la zona del euro aminora a medida que continúa la desaceleración en Francia e Italia

La eurozona sigue mostrando signos de debilidad. Tanto el índice PMI como el de sentimiento económico de septiembre siguen deteriorándose. Los indicadores alemanes e italianos retroceden a niveles del pasado año, mientras que los franceses continúan en niveles bajos. El débil pulso económico se refleja en la tasa de inflación de septiembre, que bajó hasta el 0,3% debido sobre todo a la disminución de la inflación subyacente, del 0,9% al 0,7%. A medio plazo, con la gradual aunque desigual recuperación de la actividad, deberíamos empezar a presenciar un cambio de tendencia.

Compartir: