Compartir: 
La demanda interna mantiene viva la recuperación, a la que se sumará la externa si la eurozona lo permiteLa demanda interna mantiene viva la recuperación, a la que se sumará la externa si la eurozona lo permiteLa demanda interna mantiene viva la recuperación, a la que se sumará la externa si la eurozona lo permite

El crecimiento de la actividad aguanta el tono. El sector servicios sigue presentando buenos registros (la cifra de negocios crece un 1,8% interanual en agosto), pero los pedidos industriales flexionan a la baja debido a la desaceleración de los pedidos externos. De todas formas, la recuperación de los pedidos internos sugiere que la demanda interna sigue avanzando a buen ritmo.

¿Cambio de rumbo de las exportaciones de bienes? Registraron un -5,1% interanual en agosto, en parte por la volatilidad de la serie. El promedio de los últimos tres meses, que muestra la tendencia de fondo, es algo más favorable, pero sigue siendo inferior a las importaciones.

La inflación subyacente continua estancada en septiembre (-0,1% vs. 0,0% en agosto). Sin embargo, la inflación general aumenta 3 décimas, hasta el -0,2%, por el incremento de los precios de la electricidad.

La tasa de ahorro de los hogares desciende en el 2T y se sitúa en el 9,1% de su renta bruta disponible. El fuerte avance del consumo, junto con el retroceso de la renta bruta disponible (+0,7% y -0,2% intertrimestral, respectivamente), explican la caída del ahorro, que se debería frenar a medida que el mercado laboral se recupera y se modera el crecimiento del consumo.

La tasa de morosidad repunta 1 décima en agosto. A pesar del descenso de los créditos dudosos (-215 millones), el mayor ritmo de caída del crédito (-0,9% mensual) ha situado la tasa de morosidad en el 13,2%.

Compartir: