Compartir: 
La recuperación se asienta en Europa, aunque a distintas velocidadesLa recuperación se asienta en Europa, aunque a distintas velocidades

Crecimiento débil en la eurozona. Los datos del PIB del 3T (0,2% intertrimestral) matizan el pesimismo, quizás exagerado, sobre la recuperación de la eurozona. Por países, Alemania avanzó un 0,1%, lo que aleja el miedo a una recesión tras la leve caída del 2T, y Francia sorprende con un crecimiento mayor del esperado.

Crecimiento robusto en la Europa emergente. A pesar de la incertidumbre generada por el conflicto Rusia-Ucrania y del tono económico relativamente moderado de países como Alemania, el proceso de recuperación de la Europa emergente sorprende por su robustez. Una explicación importante es la resistencia de la demanda interna y, en particular, de la inversión.

Ligero avance de la inflación. La inflación de la eurozona subió una décima hasta el 0,4% interanual en octubre apoyada por la subida del precio de los alimentos. En este sentido, la inflación subyacente (sin alimentos ni energía) descendió ligeramente, hasta el 0,7%.

Compartir: