Compartir: 
La volatilidad protagoniza el arranque del añoLa volatilidad protagoniza el arranque del año

Las rentabilidades de la deuda pública alcanzan nuevos mínimos. En Europa, esta circunstancia obedece a la interrelación de dos factores. En primer lugar, las expectativas de los inversores sobre el lanzamiento de un QE soberano por parte del BCE en su próxima reunión del 22 de enero, ante la dinámica bajista de las perspectivas de inflación. En este sentido, Draghi ha transmitido, en una carta a un miembro del Parlamento Europeo, el compromiso del BCE para iniciar la compra de bonos soberanos si fuera necesario. En segundo lugar, la inestabilidad provocada por el incierto desenlace electoral de Grecia ha favorecido los flujos de "huída hacia la calidad", no solo hacia activos refugio (en Alemania, las rentabilidades negativas se extienden hasta el tramo de los cuatro años), sino también hacia la deuda periférica. En el plano bursátil, los parqués europeos siguen lastrados por los flecos de incertidumbre abiertos (Grecia, petróleo, Rusia), mientras que en Wall Street las bolsas tampoco han mostrado un comportamiento favorable. En este contexto, el tipo de cambio del euro ha cedido hasta los 1,18 dólares, su nivel más bajo en nueve años.

El Brent, a 50 $/barril. La estrategia de Arabia Saudí de mantener la producción sigue presionando el precio a la baja. El crudo barato hace vulnerables a exportadores como Rusia, Venezuela y Angola.

Compartir: