Compartir: 
Sector exportador en España: una de cal y otra de arenaSector exportador en España: una de cal y otra de arena

Durante los últimos años, la ca­­pacidad de resistencia de las exportaciones españolas se ha puesto de manifiesto. Así, tras la fuerte contracción del comercio mundial ocurrida en 2009, España fue, junto con Alemania, de las primeras economías de la eurozona capaces de recuperar el terreno perdido.

En particular, las exportaciones de bienes aumentaron, en promedio, un 4,8% anual en términos nominales entre 2007 y 2013. En términos reales, el incremento se situó en el 3,4% anual. La buena evolución de las exportaciones es­­pañolas, además, se produjo a pesar de que la demanda de nuestro principal socio comercial, la eurozona, se en­­contrara en horas bajas. Sin duda, la diversificación de las exportaciones tanto a nivel geográfico como de producto fue clave para relanzar el sector exportador español.

Un claro reflejo de la mayor internacionalización de la economía española es que las variaciones de la demanda ex­­ter­­na global se traducen en un mayor incremento de las exportaciones españolas. Así lo refleja un simple ejercicio en el que se relacionan el aumento de la demanda global con el crecimiento de las exportaciones españolas antes y después de la recesión (véase el gráfico). Según este, dado el incremento de la demanda global que se ha producido durante los últimos tres años, el aumento de las exportaciones españolas de bienes ha sido de 0,8 p. p. al año su­­perior al que se hu­­biera producido con el modelo exportador anterior a la crisis. La misma lógica puede aplicarse al periodo anterior a la recesión: entre los años 2000 y 2008, el incremento de la de­­manda externa de bienes se tradujo, en promedio, en un aumento anual de las exportaciones de bienes del 10,1%.1 En cambio, con el patrón de las exportaciones observado en­­tre los años 2011-2013, estas habrían aumentado un 11,5%, 1,4 p. p. más que con el patrón del periodo anterior.

De todas formas, en 2014 la evolución del sector exportador ha abierto algunos interrogantes. En términos reales, las exportaciones de bienes durante los tres primeros trimestres del año crecieron un 4,1% interanual en promedio, 0,2 p. p. por debajo del avance de 2013. Sin embargo, en términos nominales, el ritmo de avance fue bastante más modesto: entre enero y noviembre de 2014, las exportaciones nominales de bienes crecieron un 2,2% interanual, una cifra muy por debajo del promedio anual anterior a la crisis, del 5,4%, e incluso del ya más moderado 3,6% de 2013. La ralentización de las exportaciones nominales se debe, sobre todo, a la debilidad de destinos como Latinoamérica, África y la Europa no comunitaria, adonde se dirigen un 20% de las exportaciones españolas. En cambio, las exportaciones hacia la eurozona se aceleraron sustancialmente: crecieron cerca del 4%, 2,3 p. p. más que en 2013.

La disparidad entre los avances reales y nominales de las exportaciones es consecuencia de la caída del precio de las exportaciones, especialmente relevante en los bienes de capital e intermedios. Este fenómeno se observa en la mayoría de países desarrollados. En EE. UU., por ejemplo, la caída del precio de las exportaciones se situó en el 3,2% en 2014.

En España, la caída del precio de las exportaciones supone un importante contratiempo. Resta brillo al buen comportamiento de las exportaciones en términos reales y, sobre todo, dificulta la consolidación de superávits de la cuenta corriente. Un objetivo al que la economía española no puede renunciar dada la elevada deuda externa que aún posee. La capacidad de crecimiento del sector exportador español nos ha sorprendido a todos durante los últimos años, pero no se puede cantar victoria. La recuperación de la eurozona, lenta y errática, es un factor de apoyo con el que es mejor no contar, y el factor precio está demostrando ser muy da­­ñino. Sigue siendo de suma importancia seguir trabajando para mejorar la competitividad de la economía española.

1. Exportaciones españolas en términos nominales hacia las siete principales áreas de destino.

Compartir: