Compartir: 
El crecimiento más equilibrado de la eurozona en el 4T otorga mayor solidez a la recuperación

La eurozona creció un 0,3% intertrimestral en el 4T, gracias a la aportación del consumo privado (0,2 p. p.), la inversión (0,1 p. p.) y el sector exterior (0,2 p. p.). La contribución del gasto público al crecimiento del PIB fue nula, y la variación de existencias le restó 0,2 p. p. Destaca el avance de la inversión tras dos trimestres negativos. La demanda externa ganará protagonismo de cara a 2015, apoyada por la mejora de las exportaciones, que deberían verse favorecidas por la depreciación del euro.

La inflación repunta en febrero, pero aún se sitúa en terreno negativo. La tasa de inflación general de la eurozona subió hasta el -0,3% en febrero (-0,6% en enero) apoyada por una menor caída del precio del carburante y un incremento de los precios de los alimentos no elaborados. Por su parte, la inflación subyacente se mantuvo estable, en el 0,6%.

Compartir: