Compartir: 
La expansión continúa de la mano de la demanda interna, que debería ir ejerciendo, poco a poco, presiones sobre los preciosLa expansión continúa de la mano de la demanda interna, que debería ir ejerciendo, poco a poco, presiones sobre los preciosLa expansión continúa de la mano de la demanda interna, que debería ir ejerciendo, poco a poco, presiones sobre los precios

El consumo privado mantiene el buen tono en el 1T. Las ventas minoristas crecieron un 4,1% interanual en enero. Aunque ello suponga una desaceleración con respecto al avance de diciembre (6,1%), el registro sigue siendo elevado, lo que indica que el consumo privado se mantiene como un importante motor de crecimiento del PIB en el 1T.

Sigue la moderación salarial. Los costes salariales se mantuvieron en el 4T 2014 (0,1% intertrimestral en el 3T), según el índice de costes laborales armonizado. El nulo avance de los salarios no supuso una pérdida de poder adquisitivo para los consumidores, puesto que la tasa de inflación se situó en cotas negativas. Asimismo, en febrero, los salarios pactados en convenio aumentaron un moderado 0,7% interanual, lo que sugiere que la contención salarial proseguirá en el 1T.

La caída de los precios se desacelera. Mientras que la inflación general aumentó dos décimas, hasta el -1,1%, en febrero (por el incremento del precio del petróleo), la inflación subyacente (ajena a las variaciones del componente energético y de los alimentos no elaborados) se mantuvo en el 0,2%, a la espera de que la mejora de la demanda interna y la depreciación del euro la conduzcan de vuelta a una senda creciente.

Señales de estabilización del precio de la vivienda. El índice de precios elaborado por el INE, basado en los precios de transacción, avanzó un 0,3% intertrimestral en el 4T 2014, en línea con el crecimiento registrado por el índice de precios de tasación del Ministerio de Fomento (0,5% intertrimestral). Ambos datos apuntan a la estabilización del precio de la vivienda, lo cual, junto con el avance de la demanda y la incipiente recuperación de la actividad de la construcción, augura un buen 2015 para el sector inmobiliario.

Compartir: