Compartir: 
La placidez perdura en los mercados internacionales, a la espera de los mensajes de la Reserva FederalLa placidez perdura en los mercados internacionales, a la espera de los mensajes de la Reserva Federal

Los mercados de deuda soberana reaccionan según lo esperado en el arranque del QE. El inicio del programa de compra masiva de deuda pública en la eurozona se ha saldado con nuevas caídas de la rentabilidad de los títulos soberanos europeos, especialmente en los tramos más largos de la curva, y el estrechamiento de las primas de riesgo periféricas. En el caso español, la yield del bono a 10 años alcanzó un nuevo mínimo histórico, perforando la barrera del 1,1%. Más sorprendente ha sido, en cambio, el repunte de las presiones depreciatorias que la estrategia acomodaticia del BCE ha ejercido sobre el euro (en particular, respecto al dólar), que se ha situado en su menor nivel desde 2003 (1,06$). Esta tendencia podría verse reforzada en caso de que se endureciera el mensaje de la Reserva Federal estadounidense, en su reunión del próximo miércoles. Los mercados esperan que la primera subida del tipo de interés oficial tenga lugar a la vuelta del verano. En este contexto de laxitud monetaria en la eurozona y de depreciación del euro, la mejora de los datos de actividad continúa siendo un respaldo para el avance de las bolsas europeas. Destaca el vigor del índice alemán, que cierra la semana con un alza del 3,0%.

Compartir: