Compartir: 
También disponible:
Informe Mensual - Focus
¿Afectará la desaceleración de Latinoamérica a la inversión extranjera directa española?¿Afectará la desaceleración de Latinoamérica a la inversión extranjera directa española?

La ralentización de las economías emergentes ha generado dudas acerca del impacto que puede ejercer sobre la rentabilidad esperada de la inversión extranjera directa (IED) en estos países. En el caso de España, el deterioro de las perspectivas de crecimiento de Latinoamérica ha encendido las alarmas. Si bien es cierto que el peso de las exportaciones españolas a América Latina no superó el 7% en 2014, el stock de la IED española en la región es muy relevante ya que representa más de un tercio del total. Puesto que la IED es más difícil de trasladar de un país a otro que la inversión en cartera, conviene analizar la distribución geográfica de la IED española con el fin de determinar hasta qué punto la ralentización de los emergentes, y en especial de América Latina, puede suponer un riesgo para la rentabilidad esperada de tales inversiones.

Los tres principales bloques receptores de la IED española en 20131 fueron, por orden de importancia, el continente europeo, América Latina y EE. UU. Sin embargo, conviene señalar que la IED española fue mayor en Latinoamérica que en la eurozona, a diferencia de lo que sucede, por ejemplo, con la inversión en cartera.2 En comparación, el por­­centaje de IED de los países europeos era superior en Europa y Asia y, en cambio, mucho menor en Latinoamérica (véase el primer gráfico). Pese a que España se encuentre más expuesta a los emergentes que el resto de países europeos, existen factores que mitigan este riesgo.

En primer lugar, aunque el principal receptor de la IED española en América Latina es Brasil, que se encuentra in­­merso en una profunda recesión, también son importantes receptores otros países con mejores perspectivas, como México o Chile. De esta manera, si clasificamos to­­dos los países según su crecimiento previsto en 2016, en lugar de por ubicación, la distribución de la IED española no difiere tanto de la europea (véase el segundo gráfico). Si bien es cierto que los países con crecimiento negativo con­­centran una mayor proporción de la IED española, tam­­bién lo hacen los países con mayor crecimiento. En este sentido, es posible que la rentabilidad de la IED española respecto a la europea sea más volátil, aunque en media deberían ser similares. En se­­gundo lugar, Latinoamérica fue una de las regiones más rentables para la IED española entre 2008 y 2013 (algo en lo que puede influir la importancia de los lazos culturales): prácticamente duplicó la rentabilidad de las inversiones en la eurozona y cuadruplicó la de las inversiones en EE. UU. Además, la relativa estabilidad de la rentabilidad histórica indica que esta última no es muy volátil a lo largo del ciclo económico. Por tanto, la rentabilidad obtenida históricamente ayuda a entender por qué esta área geográfica cuenta con una mayor proporción de la IED española.

Si bien España, al concentrar más IED en América Latina que el resto de países europeos, podría estar más expuesta a la desaceleración de los emergentes y a un consiguiente deterioro del valor de su activo, el análisis proporciona argumentos para pensar que el posible deterioro será menor. Además, al tratarse de una desaceleración que, en la mayoría de países, se prevé que sea temporal, a medida que estos países retomen una senda de mayor crecimiento a partir de 2017, cabe esperar que el activo español en el extranjero continúe generando una rentabilidad considerable, tal y como ha sucedido en el pasado. Por estos motivos, no esperamos que la desaceleración de los países emergentes en 2016 deteriore en ex­­ce­­so el activo de la IED española y, como consecuencia, la po­­sición deudora neta.

1. Últimos datos de Eurostat. Puesto que las inversiones de España en el exterior representan un stock de aproximadamente el 50% del PIB en 2014, la distribución geográfica es relativamente estable en el tiempo.

2. Más del 70% de la inversión en cartera se encuentra en la eurozona.

Compartir: