Compartir: 
También disponible:
Informe Mensual - Focus
Auge y consolidación de las exportaciones españolas

La debilidad de la demanda interna durante la Gran Recesión provocó que, a partir de 2010, muchas em­­presas decidieran abrirse al exterior. Así, las exportaciones de bienes y servicios pasaron de representar un 25,5% del PIB en 2010 a un 34,2% en el 2T 2017 (las exportaciones de bienes, del 17,2% al 23,6%). Detrás de este auge de las exportaciones, se encuentra un tejido empresarial cada vez más internacionalizado. De cara al futuro, la pregunta que cabe hacerse es, por tanto, si esta mayor propensión ex­­por­­tadora de las empresas españolas se va a consolidar.

Para responder a esta cuestión, hay que empezar por distinguir entre dos periodos bien diferenciados en el crecimiento exportador de bienes desde finales de 2010. Una primera fase de expansión, el trienio 2011-2013, y otra de consolidación, a partir de 2014. En la fase de expansión, el número total de empresas ex­­por­­tadoras tuvo un incremento neto de 41.797, es de­­cir, un aumento del 38,2% respecto al total del 2010. El hecho de que este incremento neto resulte de 215.136 empresas que iniciaron la actividad exportadora y 173.339 que la abandonaron ilustra la elevada rotación dentro del colectivo exportador (y la elevada tasa de creación y destrucción de empresas). Este periodo se caracterizó por un aumento de las empresas exportadoras nuevas, ya que el número de empresas regulares, que se definen como empresas que llevan cuatro o más años continuados exportando y que tienen menor rotación, solo aumentó en 2.405 en términos netos, un aumento del 6,2% respecto a 2010.

Por sectores,1 el protagonismo de esta primera fase residió en las empresas de productos industriales, que aglutinaron la práctica totalidad de las nuevas empresas exportadoras, con un incremento del 54,1% respecto al número de empresas del sector en 2010. Esta mayor intensidad en la entrada de nuevas empresas exportadoras en el sector industrial hizo que, en el trienio 2011-2013, el tamaño medio por empresa (flujo de exportación promedio en euros) bajase un 17,6% en este sector, un dato que refleja que las nuevas empresas suelen tener un valor exportado medio más reducido. En el resto de sectores –agroalimentario, bebidas y bienes de consumo–, el incremento neto del número de empresas exportadoras fue menos intenso, en torno al 20%. Dada la menor entrada de nuevas empresas, el valor medio exportado en estos sectores aumentó ligeramente. Con todo, en el agregado, el mayor peso del sector industrial (del 70%) hizo que el valor exportado medio de las empresas exportadoras en su conjunto se redujese en un 8,7%. Así pues, esta primera fase de expansión se caracterizó por un intenso flujo de nuevas empresas exportadoras, mientras que el aumento del número de empresas regulares fue mucho más moderado, con un 11,2% en la industria, un 6,4% en alimentación, un 14,0% en bebidas y una disminución del 1,6% en bienes de consumo.

La segunda fase, que empieza a partir de 2014 y de la que tenemos datos completos hasta 2016, es la fase de la consolidación. En estos tres años, el número de empresas exportadoras presenta una disminución neta de 2.366 empresas, un retroceso del 1,6% respecto al total de finales de 2013. Sin embargo, el nú­­mero de empresas exportadoras regulares ha aumentado un 20,8% y el valor exportado medio, un 9,7%. Si se analiza por sectores, esta consolidación es más intensa en los productos industriales, con un aumento de los exportadores regulares en el trienio 2014-2016 del 36,0% (9.549 empresas) y del valor exportado medio (8,2%). El incremento de las exportaciones en este periodo, por tanto, no se explica por la entrada de nuevos exportadores sino por el afianzamiento y el crecimiento de los existentes.2

En los sectores de alimentación y de bienes de consumo también hay consolidación, con un importante aumento de las empresas regulares, 14,0% y 15,6%, respectivamente, pero, a diferencia de los productos industriales, el número de nuevas empresas sigue aumentando (4,7% y 14,7%, respectivamente), lo que sugiere que sigue existiendo un recorrido al alza en este sentido. El sector de alimentación, que ya tradicionalmente tiene empresas exportadoras más grandes en términos de flujos de exportación en euros, aumentó su tamaño medio en un 12,0% y, en términos de euros, acumula un crecimiento del 54,2% desde finales de 2010, frente al 36,3% de las exportaciones totales.

1. Los datos de Datacomex ofrecen el desglose en cuatro sectores: productos industriales y tecnología (peso del 70,0%), a los que denominaremos productos industriales en este Focus; agroalimentario (15,5%); bebidas (1,8%) y bienes de consumo (12,8%).

2. Cabe mencionar aquí que este análisis es general dado el tamaño y la diversidad del sector de industria y tecnología.

Compartir: