Compartir: 
Buenos datos de crecimiento en EE. UU., y en Japón la inflación continúa bajaBuenos datos de crecimiento en EE. UU., y en Japón la inflación continúa baja

La economía estadounidense creció un 1,6% en 2016, un avance por debajo de lo que se preveía a principios del pasado año, pero que engloba dos partes del año muy diferentes: una primera mitad débil y una segunda mitad más sólida. Así, el PIB de EE. UU. creció un significativo 0,5% intertrimestral en el 4T (1,9% interanual), claramente por encima de las tasas de avance de los dos primeros trimestres del año (0,3% intertrimestral en promedio). Por componentes de demanda, el avance se debió, en buena parte, a la contribución positiva del componente de existencias y a la solidez del consumo privado. También fueron destacables los avances de la inversión, tanto residencial como no residencial. En negativo, sobresalió la caída de las exportaciones (–1,1% intertrimestral).

La inflación japonesa terminó el año en terreno positivo pero todavía en cotas bajas. Así, el IPC general avanzó un 0,3% interanual en diciembre (+0,5% en noviembre), lo que situó la inflación en el –0,1% en el promedio de 2016. Por su parte, la inflación subyacente (sin alimentos ni energía) se situó en el +0,4% en el promedio del año. Algo mejor se mostró el índice de precios de referencia del BoJ (sin alimentos frescos pero con energía), pues ralentizó su caída, hasta el 0,2% interanual (–0,3% en noviembre), aunque todavía muy lejos del objetivo del banco central, del 2%.

La inflación se modera en la mayoría de economías emergentes, con la salvedad de México. Los datos de inflación de Rusia, Brasil e India registraron importantes descensos en diciembre. En Rusia, la inflación se situó en el 5,4% (5,8% en noviembre). Por su parte, la inflación en Brasil e India fue de 6,3% (7,0% en noviembre) y 3,4% (3,6% en noviembre), respectivamente. Estos datos moderados se explican por el descenso del precio de los alimentos en Brasil y la retirada de los billetes de mayor denominación en India. Por el contrario, la inflación de México se situó en el 3,4 (3,3% en noviembre). El gasolinazo (liberalización del precio de la gasolina) va a sumar tensiones inflacionistas a principios de 2017.

Compartir: