Compartir: 
China vuelve a hacer tambalear a los mercados globalesChina vuelve a hacer tambalear a los mercados globales

Reaparición de las turbulencias en la bolsa china. Los pobres registros del sector manufacturero y la devaluación del yuan por parte del banco central chino hasta los 6,56 dólares precedieron descensos vertiginosos en las bolsas del gigante asiático. En concreto, el índice de Shanghái llegó a perder un 14% en el cómputo semanal mientras el retroceso de la bolsa de Shenzhen alcanzaba el 19%. La puesta en marcha de un mecanismo cortafuego consistente en el cierre automático de los mercados bursátiles ante caídas superiores al 7% intensificó la oleada vendedora. El anuncio de la supresión de este mecanismo en el tramo final de la semana aportó cierta dosis de tranquilidad, aunque la fragilidad del sentimiento persistirá. De forma similar, las perspectivas sobre la maltrecha confianza inversora son poco halagüeñas debido a las dudas que planean sobre al estado de la economía asiática.

El repunte de la aversión al riesgo protagonizado por China deja huella en las bolsas internacionales y en las materias primas. La inestabilidad procedente de China ha comportado un accidentado arranque de año para los activos con riesgo, como ya sucediera durante el selloff de agosto del pasado año. Las bolsas en Europa y EE. UU. han retrocedido alrededor de un 5% en la semana, las primas de riesgo de los bonos corporativos han aumentado y los descensos en las cotizaciones de las commodities se han intensificado (el petróleo Brent llegó a situarse por debajo de los 33$/barril).

Compartir: