Compartir: 
Continúan las correcciones bursátilesContinúan las correcciones bursátiles

Continúan las correcciones bursátiles. Por segunda semana consecutiva, las pérdidas se impusieron de manera generalizada en los principales parqués internacionales, que acentuaron la corrección iniciada a finales de enero. En el conjunto de la semana, el índice S&P 500 de la bolsa estadounidense retrocedió más de un –5% y arrastró a los principales mercados mundiales de renta variable, tanto en las economías emergentes (índice MSCI para el conjunto de la región –7,1%, bolsa de Shanghái –9,6%, índice MSCI para el conjunto de América Latina –5,9%) como en Europa (Eurostoxx 50 –5,6%, DAX alemán –5,3%, CAC francés –5,3%, MIB italiano –4,5%, Ibex español –5,6% y PSI portugués –3,4%). Las correcciones de estas dos últimas semanas, fruto de una combinación de dudas sobre la sostenibilidad de las elevadas cotizaciones de la bolsa estadounidense y la mayor confianza de los inversores en el endurecimiento progresivo de las condiciones financieras globales (de la mano de las subidas de tipos de la Reserva Federal y la retirada del QE del Banco Central Europeo), fueron amplificadas por ventas algorítmicas que se activaron automáticamente ante el repunte de la volatilidad. Así, desde sus máximos de finales de enero, la bolsa estadounidense acumula unas pérdidas del –8,8% y se encuentra en niveles de noviembre de 2017, mientras que la renta variable europea acumula pérdidas de entre el –7,0% y el –11,0% (de –9,1% y –7,5% en el caso del Ibex 35 y el PSI 20, respectivamente) y se sitúa en niveles parecidos a los de marzo de 2017.

El precio del petróleo se modera. Tras alcanzar los 70 dólares a finales de enero, lo que supuso un máximo desde finales de 2014, la pasada semana el precio del petróleo se suavizó hasta los 62,8 dólares por barril de calidad Brent. En consonancia con este movimiento, los últimos datos del Departamento de Energía de EE. UU. muestran que, entre el 27 de enero y el 2 de febrero, la producción de crudo del país alcanzó los 10,3 millones de barriles diarios, encadenando cuatro semanas de incrementos. Por su parte, las existencias estadounidenses aumentaron en 1,9 millones de barriles y se sumaron al incremento de 6,8 millones de la semana anterior.

Compartir: