Compartir: 
Desaceleración del crecimiento en la eurozonaDesaceleración del crecimiento en la eurozonaDesaceleración del crecimiento en la eurozonaDesaceleración del crecimiento en la eurozona

Desaceleración del crecimiento en la eurozona. El PIB de la eurozona avanzó en el 2T un 2,2% interanual (0,4% intertrimestral), algo por debajo de lo esperado e inferior al 2,5% del trimestre anterior. Por países, cabe destacar que Alemania mantuvo un ritmo de crecimiento semejante al del trimestre precedente y claramente superior al de países como Francia e Italia. Fuera de la eurozona, Polonia mantuvo un crecimiento muy dinámico y el Reino Unido recuperó un poco de dinamismo tras un inicio de año decepcionante.

Ritmo de actividad estable en la eurozona en el inicio del 3T. El mínimo avance del indicador PMI de agosto de la eurozona (de los 54,3 puntos de julio a los 54,4) sugiere que el crecimiento se mantiene en cotas similares a las del 2T. Asimismo se ha sabido que la confianza del consumidor cayó en agosto, lo que sugiere que la suave desaceleración del consumo continúa.

Economía portuguesa

El PIB aceleró su ritmo de crecimiento en el 2T 2018. En concreto, avanzó un 2,3% interanual, 2 décimas por encima del registro del trimestre anterior. En términos intertrimestrales, el avance fue del 0,5%. Aunque todavía no se ha detallado la evolución por componentes, el INE portugués reveló que la aceleración es resultado de una mayor contribución de la demanda interna, especialmente del consumo privado. En los próximos trimestres esperamos que la economía mantenga un ritmo de crecimiento significativo.

El mercado de trabajo sorprende de forma positiva. La tasa de desempleo disminuyó hasta el 6,7% en el 2T 2018, 2,1 p. p. por debajo del nivel de hace un año. Al mismo tiempo, el empleo siguió aumentando de forma significativa (un 2,4% interanual). De nuevo, el sector servicios fue el principal creador de empleo, una dinámica que debería continuar en lo que queda de año.

El saldo de la balanza por cuenta corriente siguió deteriorándose. En concreto, en junio, y en el acumulado de 12 meses, el superávit corriente se situó en 42 millones de euros, lo que supone una disminución de 703 millones con respecto al registro de junio de 2017. Gran parte del deterioro se explica por el empeoramiento del déficit comercial de bienes, a pesar del saldo histórico positivo de la balanza de servicios, que evidencia una mejora no solo del turismo, sino también de otros servicios.

Compartir: