Compartir: 
Desaceleración temporal del ritmo de crecimiento de la eurozonaDesaceleración temporal del ritmo de crecimiento de la eurozonaDesaceleración temporal del ritmo de crecimiento de la eurozonaDesaceleración temporal del ritmo de crecimiento de la eurozona

Desaceleración temporal del ritmo de crecimiento de la eurozona. Más concretamente, el PIB de la eurozona en el 1T 2018 avanzó un 0,4% intertrimestral (2,5% interanual), 3 décimas por debajo del avance intertrimestral del 4T 2017. Los indicadores de actividad ya apuntaban a una moderación del ritmo de crecimiento en el 1T del año. Sin embargo, las perspectivas siguen siendo favorables para el conjunto de la eurozona, tal y como sugieren las perspectivas de la Comisión Europea (del 2,3% en 2018).

La Comisión Europea mantiene las previsiones de crecimiento para la eurozona, aunque destaca un aumento de los riesgos a la baja. Así, la Comisión espera que la eurozona crezca un 2,3% en 2018, gracias al buen clima de confianza, al grado de holgura que subsiste en el mercado laboral, al contexto favorable de crecimiento global y a la inercia procedente del elevado ritmo de crecimiento de finales de 2017. Por países, destacaron las revisiones positivas para España (+0,3 p. p. en 2018 y 2019, hasta el 2,9% y 2,4%, respectivamente) y Portugal (+0,1 p. p. en 2018 y 2019, hasta el 2,3% y 2,0%, respectivamente). Asimismo, la institución destacó que los riesgos a la baja (riesgo de sobrecalentamiento en los EE. UU. y riesgo de escalada de las tensiones comerciales) han ganado prominencia.

La inflación en la eurozona se moderó en abril hasta el 1,2%, un registro 0,1 p. p. por debajo del mes anterior. Asimismo, la inflación subyacente se situó en el 1,1% interanual, 2 décimas por debajo del dato de marzo. Esta moderación se debió, en buena parte, al menor aumento de precios de los servicios por efectos de calendario (cambio de fechas de la Semana Santa). De cara a los próximos meses, sin embargo, esperamos que la inflación se recupere de forma muy gradual.

Economía portuguesa

La inflación se moderó en abril. En concreto, esta se situó en el 0,4%, 0,3 p. p. por debajo de marzo. En la misma línea, la inflación subyacente se emplazó en el 0,2%, 0,6 p. p. menos que en el mes anterior. La moderación de la inflación en abril se debió, en gran parte, a los efectos de calendario asociados a la diferencia de fechas en las que se celebró la Semana Santa en 2017 y 2018.

El mercado de trabajo evolucionó favorablemente en los primeros meses del año. La tasa de desempleo disminuyó en marzo hasta el 7,4%, lo que supone una reducción de 2,3 p. p. en un año y el nivel más bajo desde abril de 2004. Por otro lado, el ritmo de crecimiento del empleo se mantuvo vigoroso (+3,0% interanual), y alcanzó un total de casi 4,8 millones de empleados.

Aumento de la deuda pública en marzo. En particular, esta alcanzó los 245.900 millones de euros, lo que supone un aumento de 3.300 millones de euros con respecto a diciembre de 2017. Ello situó la ratio de deuda pública en el 126,5% del PIB, frente al 125,7% en diciembre de 2017. Este incremento, sin embargo, se estima puntual, ya que se debe a una estrategia financiera del Tesoro portugués.

Compartir: