Compartir: 
Diseccionando la mejora de la cuenta corrienteDiseccionando la mejora de la cuenta corriente

 

Uno de los principales logros de la economía española en los últimos años ha sido la corrección del desequilibrio exterior. En concreto, la cuenta corriente (CC) pasó de registrar un déficit del 3,9% del PIB en 20101 a un superávit del 2,0% en 2016, acumulando una mejora de 1 p. p. anual en promedio. En términos de composición, esta mejora se produjo, principalmente, por una corrección del déficit de la balanza de bienes (contribuyó 0,5 p. p. cada año en promedio a la mejora de la CC), pero también ayudó el aumento sostenido del superávit de la balanza de servicios (0,2 p. p. cada año en promedio) y el menor déficit de rentas (0,3 p. p. cada año en promedio). Es decir, las tres balanzas que componen la CC han mostrado una evolución positiva en los últimos seis años.

Entrando más en el detalle de la balanza comercial, conviene diferenciar entre los bienes energéticos y los no energéticos. Por un lado, la evolución del saldo de bienes energéticos estuvo muy influenciada por la del precio del petróleo debido a que la economía española es altamente dependiente de las importaciones de crudo. Así, mientras que en 2011 y en 2012 el incremento del precio del petróleo aumentó la factura energética, esta se redujo a partir de 2013 gracias a la caída del precio del petróleo. Por otro lado, el saldo de bienes no energéticos fue el principal responsable de la mejora de la CC en el periodo 2010-2013, cuando se aunaron el fuerte dinamismo de las exportaciones, favorecidas por las ganancias competitivas y la debi­­lidad importadora como consecuencia de la caída de la de­­­­manda interna. A partir de 2014, a pesar de que las ex­­portaciones de bienes no energéticos se mantuvieron muy dinámicas, el despertar de la demanda interna impulsó las importaciones, de modo que el saldo de bienes no energéticos se mantuvo estable.

La balanza de servicios, de forma similar a la de los bienes no energéticos, muestra dos periodos diferenciados: en los años de crisis económica, entre 2010 y 2013, contribuyó positivamente a la mejora de la CC, mientras que durante la recuperación, entre 2014 y 2016, tuvo una contribución ligeramente negativa ante el resurgir de la demanda interna. Cabe destacar, sin embargo, que el crecimiento de las exportaciones de servicios, tanto los turísticos como los no turísticos, fue muy destacable durante ambos periodos. Por un lado, la evolución del sector turístico español ha sido excepcional, superando el número de entradas de turistas internacionales año tras año, ayudado por las turbulencias geopolíticas en Oriente Medio y del Norte de África pero, sobre todo, por las ganancias de competitividad del sector. No en vano, el Foro Económico Mundial ha situado a España de nuevo en el número uno del ranking mundial del índice de competitividad turística. También mostraron una evolución muy positiva los servicios no turísticos, tal y como se explica en el Focus «El auge de las exportaciones de servicios no turísticos» pu­­blicado en el IM04/2016.

Finalmente, el tercer componente de la CC, la balanza de rentas, redujo significativamente su déficit desde 2012, apoyado en la reducción de los tipos de interés y los menores pagos por intereses al exterior que ello conlleva.

Así pues, la mejora de la CC se ha producido gracias a las ganancias de competitividad de la economía española, pero también se ha beneficiado del menor precio del petróleo, los bajos tipos de interés y el desempeño excepcional del sector turístico. Para ilustrar cómo habría evolucionado la CC sin estos factores, calculamos el saldo por CC que resultaría si se excluyen los bienes energéticos, el turismo y las rentas. El segundo gráfico muestra que, en 2016, este saldo se estabilizó alrededor del 1,5% del PIB y que, desde que empezó la crisis, también ha mejorado notablemente.

1. Aunque el mayor déficit se registró en 2007 (9,6% del PIB), el análisis se inicia en 2010 para excluir el año 2009, que se caracterizó por el colapso del comercio mundial.

Compartir: