Compartir: 
También disponible:
Colección Estudios Económicos

Desde los inicios de la reforma fiscal, los representantes más cualificados de la empresa familiar habían insistido en la necesidad de revisar la fiscalidad patrimonial y sucesoria relativa a este tipo de empresas. Se consideraba que el Impuesto sobre el Patrimonio incidía negativamente en la eficacia de la empresa familiar, mermando su capacidad de autofinanciación, y que el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, a menudo, se convertía en un muro casi infranqueable, que hacía muy difícil su continuidad cuando llegaba el momento del cambio generacional. La simbiosis que existe, en este ámbito, entre las empresas y sus titulares hace que, de hecho, las cargas fiscales que recaen sobre estos últimos, al final, sean soportadas por las propias empresas.

La primera respuesta positiva a estos planteamientos se produjo en la Ley de acompañamiento a los Presupuestos Generales del Estado del año 1994, que establecía un tratamiento más favorable para estos activos empresariales en el Impuesto sobre el Patrimonio. Desde entonces, estos beneficios fiscales no solamente se han consolidado, sino que se han extendido, en términos semejantes, al Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones.Hoy, los empresarios y profesionales que sean titulares de empresas familiares disponen de un marco fiscal que favorece la competitividad de sus empresas, y que,sobre todo, les permite plantearse el cambio generacional sin condicionamientos ajenos a los de su propio entorno empresarial y familiar.

Este trabajo pretende ser una reflexión rigurosa sobre todos estos temas. Por su extensión y complejidad, se ha optado por una estructuración lógica del mismo en dos bloques: en el primero, que comprende los cuatro primeros capítulos, existe una vocación de aproximarse a los problemas y a sus soluciones, desde una perspectiva eminentemente práctica; en el segundo, que comprende los dos últimos y un anexo, se profundiza en los aspectos más marcadamente jurídicos de estos beneficios fiscales.Ambos bloques,aunque son complementarios,también pueden considerarse separadamente.

Compartir: