Compartir: 

En los últimos años se ha ido forjando una cultura de la estabilidad en materia de política económica. Estamos ante un cambio profundo en la forma de enfocar los problemas económicos y las fronteras entre las funciones, actividades y responsabilidades del sector público y privado. Esta cultura de la estabilidad se concreta en un conjunto de proposiciones de economía y política económica sobre las que se ha alcanzado un acuerdo generalizado que, lejos de significar el fin de la discusión económica, la traslada a campos más relevantes y útiles.

Para ilustrar el contenido y el alcance, y también las limitaciones, de la cultura de estabilidad, el Servicio de Estudios de "la Caixa" ha encargado a Manuel Guitián, director del Departamento de Asuntos Monetarios y Cambiarios del FMI, y a Joaquim Muns, Catedrático de Organización Económica Internacional en la Universidad de Barcelona y Consejero del Banco de España, la recopilación de algunos de los trabajos más significativos al respecto. Dichos autores, a su vez, han elaborado un artículo de síntesis sobre la materia. Se recogen así dos artículos de John Williamson, del Institute for International Economics, sobre el contenido e importancia de la expresión consenso de Washington. Miguel A. Fernández Ordóñez, exdirector ejecutivo del FMI, profundiza en la complejidad del acuerdo. Paul Krugman,profesor de la Universidad de Stanford,aporta su visión crítica.Manuel Guitián en sus dos artículos aborda el tema de la delimitación de la acción del gobierno y de la estabilidad con perspectiva histórica. Antonio Argandoña, profesor ordinario del IESE, efectúa un análisis de la evolución de la cultura de la estabilidad en España.

Compartir: