Compartir: 

El balance de los efectos de la ampliación de la Unión Europea a diez nuevos miembros, principalmente de Europa Central y Oriental, no es optimista para la economía española.

Esta ampliación, a diferencia de la anterior, que admitió a Austria, Finlandia y Suecia, tendrá importantes consecuencias políticas, institucionales y económicas, tanto más trascendentes cuanto más elevado es el número de nuevos países miembros y especiales sus circunstancias. Además, estas consecuencias se materializarán de manera diferenciada según los países. Por esto surge la pregunta sobre qué impacto tendrá en la economía española.

Los autores, especialistas reconocidos en temas europeos, responden con claridad a esta cuestión, deteniéndose en los aspectos más relevantes: fondos estructurales, comercio, inversión directa, movimientos migratorios y equilibrios macroeconómicos. Plantean, además, vías de acción para reducir los riesgos y aprovechar las oportunidades.

Compartir: