Compartir: 

¿Cómo evoluciona la competitividad de la economía española? Indicadores recientes alertan sobre un retroceso importante desde 1999. Sin embargo, la convergencia real con Europa avanza favorablemente según datos de producción, renta y empleo. ¿No indica esta evolución ganancias de competitividad? ¿A qué se debe esta paradoja? A partir de esta pregunta, un equipo de prestigiosos economistas del IVIE (Institut Valencià d'Investigacions Econòmiques), dirigidos por el catedrático de la Universidad de Valencia y director de dicho instituto Francisco Pérez, nos ofrece una reflexión amplia, rigurosa y clara sobre un problema cuya complejidad no siempre se recoge en los debates y publicaciones recientes.

El problema de la competitividad de la economía española suele abordarse, con razón, como un problema de precios y costes; pero la realidad es más amplia. Los autores ofrecen una síntesis de todos sus componentes. Distinguen entre competitividad agregada y exterior y presentan la incidencia de los precios, costes, productividad, especialización productiva y geográfica, papel de la demanda y de los canales de comercialización en la evolución de la competitividad. Pueden plantearse, así, los verdaderos desafíos de la economía española para mejorar sus posiciones: capacidad de competir en precios y costes, impulsar la especialización hacia productos de mayor crecimiento y rentabilidad y trabajar sobre los canales de distribución nacionales e internacionales.

Compartir: