Compartir: 
El clima de confianza en la eurozona pierde algo de impulsoEl clima de confianza en la eurozona pierde algo de impulsoEl clima de confianza en la eurozona pierde algo de impulsoEl clima de confianza en la eurozona pierde algo de impulso

El clima de confianza en la eurozona pierde algo de impulso. Concretamente, el índice de sentimiento económico (ESI) para el conjunto de la eurozona se emplazó en septiembre en los 110,9 puntos, un registro elevado (el promedio de 2017 fue de 110,8 puntos), aunque inferior en 0,7 puntos al de agosto. El descenso del índice se debió, en buena medida, a la caída de la confianza del sector industrial y del consumidor. La caída fue más acusada en Francia (–1,7 puntos) y España (–1,5 puntos). Aunque se trata del noveno mes consecutivo a la baja, el índice todavía se emplaza en niveles elevados y consistentes con un crecimiento en consonancia con el ocurrido durante la primera mitad del año.

La inflación de la eurozona aumentó ligeramente en septiembre, hasta el 2,1%, 1 décima por encima del registro del mes anterior. Ello se debió, en buena parte, al repunte del componente energético, ante la dinámica alcista del precio del petróleo. Por su parte, la inflación subyacente disminuyó ligeramente hasta el 1,1% (1,2% en agosto). Por países, la inflación general (no armonizada) se mantuvo en España en el 2,2%, y aumentó 0,2 p. p. en Portugal, hasta el 1,4%. De cara a los próximos meses, prevemos que las tasas de inflación en los países europeos mantengan una tendencia al alza, apoyadas por el buen tono de la actividad.

Economía portuguesa

El nivel de confianza de los consumidores portugueses bajó en septiembre ante una mayor incertidumbre en las perspectivas de la situación financiera de los hogares. En concreto, el indicador de confianza cayó hasta los –1,5 puntos, 0,1 puntos por debajo del mes de agosto. Esta caída se debió al deterioro del componente que evalúa la situación financiera de las familias, puesto que el resto de componentes (la evaluación de la situación económica del país, del mercado de trabajo y la capacidad de ahorro) evolucionaron positivamente. En este sentido, la tendencia de deterioro observada este septiembre podría revertirse los próximos meses.

Los precios de la vivienda siguieron aumentando en el 2T, aunque de forma más moderada. Así, el índice que mide los precios de la vivienda aumentó un 11,2% interanual en el 2T (12,2% en el 1T). Aunque se trata de un avance sólido, representa una interrupción, tras un periodo de cinco trimestres consecutivos de aceleración de los precios. Distinguiendo entre tipo de vivienda, el ritmo de crecimiento de los precios de las viviendas existentes duplicó el de las nuevas viviendas (12,6% frente al 6,3%).

Compartir: