Compartir: 
El clima de relativa estabilidad del panorama financiero queda ensombrecido por los acontecimientos en el frente geopolíticoEl clima de relativa estabilidad del panorama financiero queda ensombrecido por los acontecimientos en el frente geopolítico

El clima de relativa estabilidad del panorama financiero queda ensombrecido por los acontecimientos en el frente geopolítico. Las crecientes tensiones entre EE. UU. y Rusia al hilo del conflicto militar sirio pesaron sobre el ánimo inversor. Asimismo, el dato de creación de empleo de marzo en EE. UU., que se situó significativamente por debajo de lo anticipado por el consenso de analistas, también afectó negativamente al ánimo inversor. Con todo, el repunte de la aversión al riesgo ha sido contenido y el repliegue de las bolsas y de los tipos de interés libres de riesgo, limitado. Concretamente, los índices bursátiles de Wall Street retrocedieron entre un 0,5% y un 1% (desde niveles muy altos), y las bolsas europeas mostraron caídas de similar magnitud. Por su parte, las yields a largo plazo de la deuda soberana de EE. UU., Alemania y Japón mostraron descensos ordenados (entre los 4 y los 10 p. b.). La otra cara de la moneda la encarnaron el oro y el petróleo, cuyas cotizaciones registraron avances del 2%. En el mercado cambiario, las divisas consideradas como refugio (dólar y yen) no depararon oscilaciones destacables.

A corto plazo, los inversores seguirán de cerca tres focos de atención de naturaleza dispar. En primer lugar, la articulación del encaje de EE. UU. y de Rusia en el conflicto sirio y la evolución de las relaciones diplomáticas de ambos países. En segundo lugar, la temporada de resultados empresariales del 1T 2017 en EE. UU., que se antoja de singular importancia dadas las valoraciones exigentes de la bolsa estadounidense. Y, por último, las novedades que depare el ciclo electoral en Francia (el 23 de abril tendrá lugar la primera vuelta de las elecciones).

Compartir: