Compartir: 
El desempleo en la eurozona repite el buen registro de diciembreEl desempleo en la eurozona repite el buen registro de diciembreEl desempleo en la eurozona repite el buen registro de diciembreEl desempleo en la eurozona repite el buen registro de diciembre

El desempleo en la eurozona repite el buen registro de diciembre. De este modo, y en línea con lo esperado, la tasa de desempleo se mantuvo en el 8,6% en enero, 1 p. p. por debajo de la del mismo mes del año anterior. Bajo el dato agregado, sin embargo, subyace un elevado grado de heterogeneidad. Así, destaca tanto el caso de Alemania, cuya tasa de paro se emplazó en un bajo 3,6%, como el de Grecia y España, cuyas tasas se situaron en un elevado 20,9% y 16,3%, respectivamente.

La inflación en la eurozona se moderó en febrero hasta el 1,2%, 1 décima por debajo del registro del mes anterior. Esta moderación se debió principalmente al descenso del componente de los alimentos no elaborados. Por su parte, la inflación subyacente se volvió a situar en el 1,2%. De cara a los próximos meses esperamos que tanto la inflación general como la subyacente se recuperen gradualmente.

El clima de confianza se consolida en la eurozona. Así, en febrero, el índice de sentimiento económico (ESI) se situó en los 114,1 puntos, un nivel superior al promedio del año anterior (110,7 puntos), a pesar de la leva caída mensual.

Economía portuguesa

La economía portuguesa creció un 2,4% interanual en el 4T 2017 apoyada por la demanda interna. En términos intertrimestrales, el crecimiento del PIB fue del 0,7%, 0,1 p. p. superior al del 3T. Para el conjunto del año 2017, el crecimiento del PIB se situó en el 2,7%, la tasa más elevada desde el 2000 (1,6% en 2016). Por componentes de demanda, y en términos interanuales, destacó el avance de la inversión (+9,1%) y de las exportaciones (+7,9%). Las perspectivas para 2018 son positivas, con un crecimiento que se mantendrá alrededor del 2,4%.

El indicador de clima económico se mantuvo estable en febrero por tercer mes consecutivo. En concreto, se situó en 1,9 puntos, señalando al mantenimiento de un ritmo de crecimiento sólido en el 1T 2018.

La inflación se moderó en febrero, hasta el 0,6% (4 décimas por debajo de enero). Esta moderación se debió, en parte, a la caída de los precios de los alimentos no elaborados y al menor aumento de los precios energéticos. En la misma línea, la inflación subyacente también se moderó, hasta el 0,6% (3 décimas por debajo del mes anterior). Asimismo, también apoyaron el dato unas rebajas más agresivas que las de 2017.

Compartir: