Compartir: 
El FMI prevé una aceleración del crecimiento en 2017 pero alerta de los riesgos, mientras el PIB de China se estabiliza El FMI prevé una aceleración del crecimiento en 2017 pero alerta de los riesgos, mientras el PIB de China se estabiliza

El FMI prevé una recuperación apreciable en 2017 (3,4%) y 2018 (3,6%), tras lo que califica de un deslucido crecimiento mundial en 2016 (3,1%). Las economías emergentes serán las principales responsables del mayor ritmo de actividad. Con todo, el FMI considera que las perspectivas de los avanzados son mejores que las manejadas en sus anteriores previsiones fruto de un final de 2016 mejor de lo anticipado y del cambio de política económica en EE. UU. Entre los riesgos que destaca el Fondo cabe mencionar el proteccionismo, la combinación de bajo crecimiento (por ausencia de reformas estructurales) y elevada deuda de algunas economías avanzadas, y las vulnerabilidades que siguen exhibiendo ciertos emergentes importantes.

El PIB de China creció un significativo 6,7% en 2016. En términos interanuales, el PIB avanzó un 6,8% en el 4T 2016, lo que confirma la estabilización de la economía (6,7% en los tres primeros trimestres de 2016). A nivel sectorial, los servicios fueron el principal impulsor de la economía, con un crecimiento del 7,8% en 2016, frente al 6,1% del sector industrial.

La inflación de EE. UU. sigue la tendencia alcista en diciembre, y la actividad económica se mantiene positiva. El IPC general de EE. UU. creció un 2,1% interanual en diciembre, 4 décimas por encima del registro del mes anterior, y aupado de nuevo por el componente energético y el de alquileres imputados. El avance de diciembre situó la inflación general en el 1,3% en el promedio de 2016. Por su parte, la inflación subyacente se emplazó en el 2,2% en el promedio de 2016. Todo ello se produce en un contexto de crecimiento significativo, tal y como avala el estudio de campo elaborado regularmente por la Reserva Federal (Beige Book).

Compartir: