Compartir: 
El índice de confianza empresarial augura un buen 2T 2017El índice de confianza empresarial augura un buen 2T 2017El índice de confianza empresarial augura un buen 2T 2017

El índice de confianza empresarial augura un buen 2T 2017. En concreto, el porcentaje de empresarios que se muestran optimistas con el trimestre que comienza fue del 24,1% y supera así al 14,8% que prevé un segundo trimestre no tan favorable. Se espera, por tanto, que la economía española siga avanzando a buen ritmo.

La inflación se moderó en marzo hasta el 2,3%, un registro 7 décimas por debajo del de febrero, como consecuencia de la ralentización del precio de los carburantes y de la electricidad (en términos interanuales). El componente de ocio y cultura también contribuyó a la moderación de la inflación en marzo, debido a que este año la Semana Santa cayó íntegramente en abril (el año pasado fue en marzo). Por su parte, la inflación subyacente bajó 1 décima, hasta el 0,9%. De cara al mes de abril, esperamos un leve repunte de la inflación debido al efecto de la Semana Santa. A partir de ahí, se prevé que la inflación se modere levemente, puesto que prevemos que el precio del petróleo irá aumentando de manera muy gradual a lo largo del año.

El mercado inmobiliario presenta tasas de crecimiento considerables. Las compraventas de viviendas crecieron en febrero un 14,1% interanual (en el acumulado de 12 meses) lo que representa una ligera desaceleración frente al registro de enero (15,7%). Con todo, esta suave desaceleración entra dentro del guion previsto y tanto las compraventas como los precios mantendrán un buen ritmo de crecimiento en los próximos trimestres.

El proceso de desapalancamiento del sector privado sigue su curso. En el 4T 2016 se mantuvo la tendencia descendente de la deuda de los hogares y de las sociedades no financieras, que se situó en el 64,4% y el 101,7% del PIB, respectivamente. La ratio entre el stock de deuda privada y el PIB continuará reduciéndose en los próximos trimestres. El fuerte crecimiento del PIB en términos nominales permitirá que el desapalancamiento continúe y sea compatible con un incremento en los flujos de crédito nuevo hacia las familias y las empresas.

Compartir: