Compartir: 
El PIB cerró 2018 con un crecimiento más sólido de lo esperado y dejó el cómputo anual en el 2,5%El PIB cerró 2018 con un crecimiento más sólido de lo esperado y dejó el cómputo anual en el 2,5%

El PIB cerró 2018 con un crecimiento más sólido de lo esperado y dejó el cómputo anual en el 2,5%. En concreto, en el 4T, el avance intertrimestral fue del 0,7% (2,4% interanual), muy por encima del crecimiento registrado en la eurozona (0,2%). Por componentes, destacó el buen tono del consumo privado, coherente con el buen comportamiento del mercado laboral. Asimismo, la demanda externa revertió la tendencia mostrada en los últimos trimestres y aportó 0,3 p. p. al crecimiento intertrimestral del PIB en el 4T. Este registro ha sido mejor de lo esperado dados el contexto actual de tensiones comerciales elevadas a nivel global y la desaceleración de la eurozona. Por su parte, el índice PMI del sector manufacturero, uno de los primeros indicadores disponibles para 2019, repuntó tras el bache del mes pasado y se situó en los 52,4 puntos en enero, lo que sugiere que el PIB mantendrá un ritmo de crecimiento sólido en el 1T. En este contexto, la inflación se redujo 0,2 p. p. en enero, hasta el 1,0%.

La creación de empleo se aceleró en el 4T 2018. En términos desestacionalizados, aumentó un 0,9% intertrimestral, superior al 0,6% del 3T 2018. Así, el número de ocupados alcanzó un total de 19.565.000 personas, lo que representa un crecimiento del 3,0% interanual. Por sectores, lideraron la creación de empleo los servicios (3,0% interanual) y la construcción (11,9%), mientras que la industria, con una disminución de la ocupación del 0,1%, continuó arrastrando varios trimestres de debilidad. Por su parte, el desempleo bajó hasta el 14,4% en el 4T 2018 (16,5% en el 4T 2017), la menor tasa desde el 4T 2008. De cara a 2019, se espera que la buena evolución del mercado laboral perdure, aunque con mejoras más graduales.

2018 volvió a ser un año de récord en turismo con la llegada de 82,8 millones de turistas internacionales (+1,1% respecto a 2017). El descenso de turistas alemanes y británicos (–4,1% y –1,6%, respectivamente) se compensó con el aumento de portugueses, holandeses y extraeuropeos, especialmente estadounidenses. Por su parte, el gasto turístico del conjunto de 2018 ascendió a 89.856 millones de euros, un 3,3% superior al de 2017.

La nueva producción de crédito creció en 2018 a un ritmo sólido. El crédito de nueva concesión a los hogares y a las empresas creció un 14,7% y un 8,6%, respectivamente. Registros robustos aunque ligeramente por debajo de los de finales de 2017 (16,7% y 9,7%, respectivamente). El buen ritmo de crecimiento del crédito ha permitido que la cartera de crédito a los hogares se estabilizara tras ocho años en contracción. Este no ha sido el caso en empresas, donde la cartera ha caído un 6,9%, aunque ello se explica, en gran parte, por las ventas de carteras de crédito dudoso (con la exclusión de dicho impacto, hubiese caído un 2%).

Compartir: