Compartir: 
El PIB de la eurozona mantuvo un sólido ritmo de crecimiento en el 4T 2017El PIB de la eurozona mantuvo un sólido ritmo de crecimiento en el 4T 2017El PIB de la eurozona mantuvo un sólido ritmo de crecimiento en el 4T 2017El PIB de la eurozona mantuvo un sólido ritmo de crecimiento en el 4T 2017

El PIB de la eurozona mantuvo un sólido ritmo de crecimiento en el 4T 2017. Concretamente, el PIB avanzó un 0,6% intertrimestral, solo 1 décima por debajo del avance registrado en el 3T. Con ello, la economía de la eurozona se expandió en 2017 a un ritmo muy superior al del 2016 (2,5% comparado con 1,8%). Por su parte, Francia, que también publicó los datos de PIB del 4T, sorprendió positivamente con un avance del 0,6% intertrimestral, lo que situó el cómputo anual del país en el 1,9% (frente al 1,6% de 2016).

La inflación en la eurozona se modera hasta el 1,3% en enero, 1 décima por debajo del registro del mes anterior, debido al menor aumento de los precios energéticos y de alimentos no procesados. Por su parte, la inflación subyacente se emplazó en el 1,2%, 1 décima por encima del registro de diciembre. De cara a los próximos meses, esperamos que la mejora de la actividad en el conjunto de la eurozona se traduzca en incrementos graduales de la inflación subyacente, situándola en torno al 1,5% a finales de año.

El clima de confianza en la eurozona se mantiene en niveles elevados. Así, en enero, el índice de sentimiento económico (ESI) alcanzó los 114,7 puntos, un registro que, aunque se sitúa ligeramente por debajo del de diciembre, se mantiene en niveles no vistos desde el año 2000.

Economía portuguesa

Los indicadores de sentimiento económico de enero siguen mostrando el optimismo de empresarios y consumidores. En concreto, el indicador de sentimiento económico de las empresas se estabilizó en los 1,9 puntos en enero, un registro elevado y similar al promedio de 2017, y que apunta a un dinámico avance de la actividad en los próximos meses. Por su parte, el indicador de confianza de los consumidores se emplazó en un nivel considerable a pesar de la caída mensual (1,3 puntos, por encima del promedio de los últimos años).

La inflación se moderó 4 décimas en enero, hasta el 1,1%, empujada, en parte, por la desaceleración del componente energético y de alimentos no elaborados. Con todo, de cara a los próximos meses, esperamos que vuelva a recuperarse de forma paulatina.

La ratio de deuda pública disminuyó en 2017. La deuda pública se situó al final del año en el 125,9% del PIB (según el criterio de Maastricht), lo que supone un descenso de 4,2 p. p. respecto al nivel de 2016. Por su parte, la deuda pública neta de depósitos de la Administración pública se situó en octubre en el 115,8% del PIB. La reducción de dicha deuda debería continuar en los próximos trimestres, favorecida por la recuperación económica y la mejora de las finanzas públicas.

Compartir: