Compartir: 
También disponible:
Informe Mensual - Focus
El proceso de desendeudamiento de los hogares, avanzando a diferentes velocidadesEl proceso de desendeudamiento de los hogares, avanzando a diferentes velocidadesEl proceso de desendeudamiento de los hogares, avanzando a diferentes velocidades

La deuda del conjunto de los hogares se ha reducido de forma drástica en los últimos ocho años. El dato más reciente, correspondiente al 3T 2016, la sitúa en el 103,5% de la renta bruta disponible de los hogares (RBDH), 31,5 p. p. por debajo del nivel máximo alcanzado en el 2T 2008. Este notable descenso, junto con unos tipos de interés más bajos, ha ayudado a reducir la carga de la deuda de las familias de forma muy significativa: los pagos por deuda (que incluyen amortización e intereses) representaron el 7,3% de la RBDH en el 2T 2016, frente al 11,7% en el 2T 2008.1 Los hogares en su conjunto gozan, por tanto, de una situación financiera más saneada. Sin embargo, los datos agregados esconden realidades muy distintas. La encuesta financiera de las fa­­mi­­lias (EFF) de 20142 ofrece la posibilidad de examinar cómo se ha producido el proceso de desapalancamiento en diferentes tipos de hogar. En concreto, analizaremos dos de los segmentos de la población más desfavorecidos por la crisis: los jóvenes y los hogares de rentas bajas.

Entre 2011 y 2014, se produjo una notable disminución del porcentaje de hogares jóvenes (encabezados por una persona menor de 35 años) con algún tipo de deuda pendiente, del 80% al 56%. Estos datos reflejan el frenazo de la compra de viviendas por parte de la población en edad de emanciparse: mientras que en 2011 un 69,3% de los hogares jóvenes tenían su vivienda principal en propiedad, en tan solo tres años este porcentaje se redujo al 49,5%. De todos mo­­dos, esta cifra todavía es muy superior al promedio de la euro­­zona (del 30%)3 y, en especial, al de Alemania (del 10%).

Una segunda cuestión a analizar concierne a la evolución del endeudamiento según el nivel de ingresos del hogar.4 Por un lado, entre los hogares con ingresos medios (entre el percentil 20 y el 80), el porcentaje de hogares con algún tipo de deuda pendiente se redujo entre los años 2011 y 2014. Esta situación contrasta con la evolución del endeudamiento de los hogares de renta baja (inferior al percentil 20): el porcentaje de hogares endeudados aumentó del 20,8% en 2011 al 27,5% en 2014 y, además, el valor medio de la deuda aumentó de 18.900 euros a 24.500 euros por hogar endeudado. Sin embargo, para este grupo de hogares de menor renta con deuda pendiente, la carga de la deuda5 se redujo de forma muy acentuada, del 46,2% en 2011 al 38,5% en 2014, gracias, en gran parte, a los menores tipos de interés. De todas maneras, este segmento de la población todavía tiene que hacer frente a una carga de la deuda muy elevada en comparación con los hogares europeos endeudados en el mismo percentil de renta (27,5%).

1. Los datos de la carga de la deuda agregados se obtienen de «BIS, debt service ratios statistics».

2. La EFF es una encuesta de frecuencia trianual publicada por el Banco de España. En este Focus usamos los datos de 2011 y 2014 (los más recientes). En este periodo, la deuda de los hogares se redujo del 126,1% al 112,6% de la RBDH.

3. Los datos europeos provienen de «The Eurosystem Household Finance and Consumption Survey», Second wave, BCE.

4. Los hogares se dividen en seis grupos según su nivel de ingresos (percentiles).

5. La carga de la deuda por hogar se calcula teniendo en cuenta solamente a los hogares con algún tipo de deuda pendiente y, por ello, la carga de la deuda agregada (que tiene en cuenta a todos los hogares) es inferior.

Compartir: