Compartir: 
El ritmo de actividad continúa, pero no acelera

El FMI rebaja ligeramente sus previsiones de crecimiento para la eurozona. La institución prevé un crecimiento moderado, del 1,5% en 2016 y del 1,6% en 2017, de acuerdo con lo previsto en su informe de enero y con nuestras previsiones. Según el FMI, una demanda externa más débil se compensará con la recuperación de la demanda interna, que a su vez se apoyará en el bajo precio del petróleo, una modesta expansión fiscal y unas condiciones financieras favorables. Por países, destaca la rebaja de la previsión de crecimiento de Italia, que ya fue más débil en 2015.

La producción industrial se ralentizó en febrero en la eurozona. El índice de producción industrial redujo su ritmo de crecimiento al 0,9% interanual, después del rebote de enero (3,0% interanual). Prevemos que la industria continúe su lenta recuperación en los próximos meses, apoyada por una mejora de la demanda interna e internacional.

Compartir: