Compartir: 
El ritmo de crecimiento de la actividad económica y de la ocupación sigue siendo robustoEl ritmo de crecimiento de la actividad económica y de la ocupación sigue siendo robustoEl ritmo de crecimiento de la actividad económica y de la ocupación sigue siendo robusto

El PIB creció un 0,7% intertrimestral (3,0% interanual) en el 4T, el mismo avance intertrimestral que en el trimestre precedente. En el conjunto del año 2016, el crecimiento del PIB se situó en el 3,2%. Los índices de sentimiento empresarial (PMI) del mes de enero se mantuvieron elevados y apuntan a que el ritmo de avance se sostiene en el 1T.

El ritmo de creación de empleo se mantuvo enérgico en enero, en el 3,2% interanual. La caída de la afiliación a la Seguridad Social (–174.880 personas) es habitual en el mes de enero y se debe, en gran medida, al fin de la campaña navideña. El descenso de este año fue algo más suave que el de los tres años anteriores y corrobora la buena marcha del mercado laboral. Así, en términos desestacionalizados, el empleo aumentó en 67.460 personas.

En enero, la inflación repuntó más de lo esperado, hasta el 3,0%, 1,4 p. p. más que en diciembre, por la subida de los precios de la electricidad y el efecto escalón del precio de los carburantes (que continuará en la primera mitad de 2017).

El superávit por cuenta corriente mejoró en noviembre, hasta los 21.907 millones de euros (acumulado de 12 meses), por encima de los 16.198 millones de noviembre de 2015. La mejora se debió, principalmente, a la disminución del déficit de bienes. Asimismo, en diciembre, llegaron 4 millones de turistas internacionales, lo que representó una subida del 13,3% interanual.

El crédito bancario apoya el crecimiento del consumo. En 2016, la nueva concesión de crédito a hogares para el consumo creció un 29% en el acumulado del año. El nuevo crédito hipotecario, por su parte, avanzó un notable 17% en el acumulado del año, acorde con la recuperación del sector inmobiliario. En cuanto al nuevo crédito a sociedades no financieras, la tendencia es muy distinta según el tamaño empresarial: mientras que aumentó para las pymes (2,7% en el acumulado del año), para las grandes empresas retrocedió con fuerza (–33%) debido al acceso a otras fuentes de financiación.

El déficit del conjunto de las Administraciones públicas se redujo en noviembre hasta el 3,3% del PIB (excluyendo las corporaciones locales y ayudas a la banca), 4 décimas por debajo del registro de noviembre de 2015. Todo apunta a que se alcanzará el objetivo de déficit de 2016, del 4,6% del PIB.

Compartir: