Compartir: 
El ritmo de crecimiento se aceleró ligeramente en el 2T, pero el impacto en precios sigue siendo contenidoEl ritmo de crecimiento se aceleró ligeramente en el 2T, pero el impacto en precios sigue siendo contenidoEl ritmo de crecimiento se aceleró ligeramente en el 2T, pero el impacto en precios sigue siendo contenido

La economía española aceleró el ritmo de crecimiento hasta el 1,0% intertrimestral en el 2T (3,1% interanual), una décima más que el trimestre precedente. A falta del detalle por componentes, los indicadores adelantados de actividad apuntan a un gran dinamismo de la demanda interna, sobre todo del consumo privado, que se apoya en la mejora del mercado laboral. Con todo, cabe señalar que los indicadores del trimestre han ido de más a menos, por lo que prevemos una ligera desaceleración del ritmo de crecimiento de cara al segundo semestre del año.

Los precios se mantuvieron estables en julio. El indicador adelantado del IPC reveló un leve retroceso de la inflación hasta el 0,0% en julio (+0,1% en junio) movido por la caída del precio de los carburantes (concretamente, el petróleo se contrajo un -8,9% respecto al mes anterior). En la eurozona, la inflación general se mantuvo en el 0,2% y la subyacente avanzó una décima hasta el 0,9%, favorecida por la buena evolución de la demanda interna.

Prosigue la mejora en el saldo por cuenta corriente. El saldo por cuenta corriente acumulaba un superávit de 12.277 millones de euros en mayo, en torno al 1,2% del PIB (datos acumulados de 12 meses). Ello representa una mejora de cerca de 4.000 millones con respecto al superávit alcanzado en diciembre de 2014, y se debe tanto a la ampliación del superávit de bienes y servicios como al menor déficit del saldo de rentas primarias y secundarias.

El Gobierno presenta los Presupuestos Generales del Estado de 2016. La reducción del déficit de la Administración Central prevista (de 7 décimas, hasta el 2,2% del PIB) se apoya en un cuadro macroeconómico favorable, que contempla un crecimiento del PIB del 3,0%. Prevén que los ingresos tributarios aumenten un 4,0%, y que el gasto disminuya un 4,4% fruto del descenso del pago de intereses y del menor pago de prestaciones por desempleo. Asimismo, los presupuestos contemplan una subida del 1,0% del salario de los empleados públicos y del 0,25% de las pensiones.

Compartir: