Compartir: 
El sentimiento económico global deja de caerEl sentimiento económico global deja de caer

El sentimiento económico global deja de caer. Concretamente, en octubre, y tras tres meses consecutivos en descenso, el indicador compuesto PMI aumentó levemente. Este movimiento se debió al alza del componente de servicios, puesto que el de manufacturas cayó un mes más. Otros indicadores de sentimiento han arrojado señales similares de estabilización del ritmo de actividad, lo que sugiere que la desaceleración global podría estar frenándose. En cualquier caso, hay que destacar que los niveles actuales, por encima de los 50 puntos, siguen situándose en zona expansiva.

Los indicadores de sentimiento empresarial de EE. UU. continúan apuntando a avances notables de la actividad en el 4T. El ISM de servicios se situó en los 60,3 puntos en octubre, ligeramente por debajo del valor máximo alcanzado en septiembre (61,6), y muy por encima del nivel que limita la zona expansiva de la recesiva (50 puntos). Este fuerte registro se unió al también elevado ISM de manufacturas del mismo mes, que refuerza la sensación de que la economía estadounidense mantiene la buena marcha en el tramo final de 2018. En este contexto, en su reunión de noviembre, la Fed siguió preparando a los mercados para una nueva subida en diciembre.

El sector exterior chino muestra una resiliencia a prueba de Trump. En particular, las exportaciones chinas (en dólares) aumentaron un significativo 15,6% interanual en octubre, lo que además supone una ligera mejora respecto al dato de septiembre (14,4%). Con este registro, el crecimiento acumulado de 12 meses se situó en el 12,2% interanual. De este modo, el sector exportador chino sigue mostrándose dinámico, también en las exportaciones hacia EE. UU., que han evolucionado de forma positiva a pesar de los aranceles introducidos por la Administración estadounidense a lo largo de 2018.

Compartir: